22 agosto 2013

Directrices de laboratorio

¿ Se siguen las directrices en la práctica diaria ?

Continuamente se publican diversas directrices que abarcan la práctica totalidad de las especialidades médicas y que en muchos casos contienen puntos importantes que pueden afectar al bienestar de los pacientes.
¿Hasta qué punto se siguen dichas directrices ?

Este artículo analiza en profundidad si esto es así y los porqués de la no utilización o seguimiento de dichas directrices.
El fracaso en la adopción de las directrices se debe a varios factores, entre los que cabe destacar como los tres más frecuentes, los siguientes:

1) La falta de conciencia de la existencia de dichas directrices
2) La fata de conocimiento de las directrices
3) La falta de acuerdo sobre una guía específica.

Asistimos a un aumento exponencial en la publicación de guías o directrices acerca de numerosos temás médicos con lo que parece probable que el problema aumente e incluso el propio número considerable de guías sea un problema en sí mismo.
Incluso dentro de un mismo hospital puede haber guías diferentes segun en qué niveles nos estemos moviendo lo que aún complica más la aplicación de estas directrices.
Una busqueda en la base de datos PubMed acerca de las guías relacionadas con el manejo de los marcadores tumorales arroja más de 200 resultados, con lo que nos podemos hacer una idea de la complejidad del problema.


El éxito en la aplicación de las directrices de laboratorio es todavía un desafio mayor ya que con frecuencia dichas directrices abarcan muchas especialidades, requiriendo una mayor difusión y abarcando diferentes niveles de personal en atención primaria y secundaria.
Desde el punto de vista del laboratorio las herramientas electrónicas de toma de decisiones en el momento de la solicitud de pruebas, la restricción de la disponibilidad de ciertas pruebas y las más sofisticadas herramientas de prescripción electrónica asistida harán más eficaces las guias de laboratorio.
Es lo más probable que en el futuro el número de estas guías siga aumentando.
La responsabilidad de la divulgación y la aplicación de una estrategia eficaz es de los que elaboran dichas guías.
Esto sin duda implica por parte del laboratorio el descubimiento de los obstaculos que puede haber en la aplicación de una guía concreta y no solamente la publicación de la guía en la intranet del hospital.
Especialmente implica tener reuniones de auditoria frecuentes con las personas clave de los equipos clínicos con el fin de que se tome conciencia de las ventajas de la aplicación correcta de las guías.
Las directrices tienes que ser escritas y publicadas, pero es imperativo haber pensado antes como se llevarán a cabo, ya que esta es la clave para que tengan un impacto positivo en los pacientes.

  
Ann Clin Biochem September 2013 vol. 50 no. 5 400-402
 

22 mayo 2013

Solución problema morfología espermática


Solución problema morfología espermática



La respuesta correcta es:

1) Anormal de pieza intermedia estrecha
2) Neutrofilo segmentado
3) Anormal de cabeza redondeada y cola enroscada
4) Normal
5) Anormal de cabeza cónica y pieza intermedia doblada
6) Anormal de inserción de la pieza intermedia.

03 abril 2013

Morfología espermática

Problema morfología espermática


¿Podría clasificar cada uno de los espermatozoides y otros elementos de esta fotografía, definiendo las anormalidades de cada espermatozoide según la clasificación de la OMS?

La respuesta en 3 semanas !!

07 marzo 2013

Colesterol LDL calculado

Nueva fórmula mejorada para el cálculo del colesterol LDL

La determinación del colesterol LDL (LDLc) es una de las más solicitadas para la evaluación del riesgo cardiovascular.
Durante mucho tiempo se ha utilizado para calcularlo la conocida fórmula de Friedewald, desarrollada por el autor y sus colegas en 1972.
Esta conocida fórmula necesita de los valores del colesterol Total (CT), del colesterol HDL (HDLc) y de los triglicéridos (TG) para su cálculo. Es la siguiente:
LDLc= CT-(HDLc+0,2*TG)

Para el desarrollo de dicha fórmula se utilizaron los datos de los análisis de 448 personas y aunque lleva mucho tiempo utilizándose es bien sabido los problemas que presenta en sueros con concentraciones altas de triglicéridos y/o de colesterol total.

La nueva fórmula que presentan ahora los autores se ha obtenido con los datos de 10664 personas brasileñas en los que se analizó el colesterol LDL por un método de determinación homogéneo sin centrifugación.
Posteriormente se utilizó un análisis matemático de regresión lineal y no lineal para obtener la mejor fórmula de cálculo del colesterol LDL, que reflejara los valores reales del colesterol LDL. La nueva formula utiliza solamente los valores del colesterol total y del colesterol HDL, no necesitando los valores de los triglicéridos
La nueva formula es la siguiente:

                                                             LDLc=3/4 (CT-HDLc)

Con esta nueva fórmula el coeficiente de correlación con el valor real de LDLc fue del 0.93 que nos proporciona una mejor correlación que con la fórmula clásica cuyo coeficiente de correlación fue del 0.87. Además también proporcionó una mayor exactitud.
La nueva fórmula superó a varias otras fórmulas de calculo del LDLc, en un amplio intervalo de valores del  HDLc, CT y TG, por lo que está totalmente justificada su validación y aplicación en otras poblaciones.
 

 Ann Clin Biochem January 2013 vol. 50 no. 1 13-19

13 febrero 2013

Anticoagulante lúpico

Diagnóstico de laboratorio de la presencia de anticoagulante lúpico

Los inhibidores del tipo lupus pertenecen a la familia de los anticuerpos antifosfolípidos (APA). Su presencia es un marcador biológico para el síndrome antifosfolípidos.
Este síndrome está asociado a un alto riesgo de trombosis, perdidas fetales espontaneas recurrentes, trombocitopenia y otros signos clínicos.
El anticoagulante lúpico (AL) es también conocido como anticuerpo anticoagulante de la antiprotombinasa.
In vitro se manifiesta con tiempos de coagulación alargados en las pruebas en las que intervienen fosfolípidos, por ejemplo el Tiempo de protrombina (TP), el Tiempo parcial de tromboplastina activado (aPTT) y especialmente en el Tiempo del veneno de víbora de Russell diluido (dRVVT).
Hay que tener presente que algunos pacientes pueden desarrollar anticuerpos antifosfolípidos de manera transitoria debida a diversas cuasas que no tienen nada que ver como por ejemplo una infección y no van a presentar signos clínicos.
El diagnóstico correcto solo puede hacerse mediante pruebas de coagulación para AL y/o pruebas inmunológicas para APA.
La Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia  (ISTH) ha establecido una guía para el diagnóstico de laboratorio del AL que es lo que vamos a tratar de explicar aquí.

Los AL deben de ser detectados al menos en 2 ocasiones separadas por un intervalo mínimo de 12 semanas mediante una prueba de detección que seguirá el siguiente proceso:

1) Detección mediante una prueba de coagulación fosfolípido dependiente
a) La primera prueba que hay que hacer es la dRVVT
b) La segunda sería una aPTT sensibilizada con un activador de sílice y una baja concentración de fosfolípidos (aPTT-LA). Existen test ya preparados para esta prueba.

Es importante saber que deben de realizarse al menos 2 pruebas de este tipo antes de descartar el AL.
Si las dos pruebas dan tiempos alargados se pasa al paso siguiente.
 
2) Identificación de la presencia de un inhibidor de la coagulación
Para ello mezclaremos 50 % plasma del paciente con 50 % de un plasma de control (mejor un pool) que no contenga AL. Si la prueba se corrige se trata de un transtorno de la coagulación que afecta a uno o más de los siguientes factores de coagulación: VIII, IX, XI y/o XII:
Los pacientes con AL no corrigen la prueba de aPTT-LA con la adición de un plasma normal.

3) Una prueba de confirmación 
Que indique que la inhibición es fosfolípido dependiente, con una prueba que contenga una alta concentración de fosfolípidos y que esté basada en el mismo principio que la prueba de detección.

4) Anticuerpos anti-cardiolipina IgG y/o IgM ( mediante un método ELISA estandarizado )
Pueden estar presentes en el suero o el plasma del paciente con AL en concentraciones de >40 al menos en 2 ocasiones separadas un intervalo mínimo de 12 semanas.

5) Anticuerpos anti-glicoproteína I 132 (IgG y/o IgM) (mediante un método ELISA estandarizado)
Pueden estar así mismo presentes en el plasma o el suero del paciente en una o dos ocasiones separadas por un intervalo mínimo de 12 semanas.

Adicionalmente se pueden también detectar anticuerpos anti-protrombina IgG y/o IgM mediante un método ELISA estandarizado.