13 febrero 2013

Anticoagulante lúpico

Diagnóstico de laboratorio de la presencia de anticoagulante lúpico

Los inhibidores del tipo lupus pertenecen a la familia de los anticuerpos antifosfolípidos (APA). Su presencia es un marcador biológico para el síndrome antifosfolípidos.
Este síndrome está asociado a un alto riesgo de trombosis, perdidas fetales espontaneas recurrentes, trombocitopenia y otros signos clínicos.
El anticoagulante lúpico (AL) es también conocido como anticuerpo anticoagulante de la antiprotombinasa.
In vitro se manifiesta con tiempos de coagulación alargados en las pruebas en las que intervienen fosfolípidos, por ejemplo el Tiempo de protrombina (TP), el Tiempo parcial de tromboplastina activado (aPTT) y especialmente en el Tiempo del veneno de víbora de Russell diluido (dRVVT).
Hay que tener presente que algunos pacientes pueden desarrollar anticuerpos antifosfolípidos de manera transitoria debida a diversas cuasas que no tienen nada que ver como por ejemplo una infección y no van a presentar signos clínicos.
El diagnóstico correcto solo puede hacerse mediante pruebas de coagulación para AL y/o pruebas inmunológicas para APA.
La Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia  (ISTH) ha establecido una guía para el diagnóstico de laboratorio del AL que es lo que vamos a tratar de explicar aquí.

Los AL deben de ser detectados al menos en 2 ocasiones separadas por un intervalo mínimo de 12 semanas mediante una prueba de detección que seguirá el siguiente proceso:

1) Detección mediante una prueba de coagulación fosfolípido dependiente
a) La primera prueba que hay que hacer es la dRVVT
b) La segunda sería una aPTT sensibilizada con un activador de sílice y una baja concentración de fosfolípidos (aPTT-LA). Existen test ya preparados para esta prueba.

Es importante saber que deben de realizarse al menos 2 pruebas de este tipo antes de descartar el AL.
Si las dos pruebas dan tiempos alargados se pasa al paso siguiente.
 
2) Identificación de la presencia de un inhibidor de la coagulación
Para ello mezclaremos 50 % plasma del paciente con 50 % de un plasma de control (mejor un pool) que no contenga AL. Si la prueba se corrige se trata de un transtorno de la coagulación que afecta a uno o más de los siguientes factores de coagulación: VIII, IX, XI y/o XII:
Los pacientes con AL no corrigen la prueba de aPTT-LA con la adición de un plasma normal.

3) Una prueba de confirmación 
Que indique que la inhibición es fosfolípido dependiente, con una prueba que contenga una alta concentración de fosfolípidos y que esté basada en el mismo principio que la prueba de detección.

4) Anticuerpos anti-cardiolipina IgG y/o IgM ( mediante un método ELISA estandarizado )
Pueden estar presentes en el suero o el plasma del paciente con AL en concentraciones de >40 al menos en 2 ocasiones separadas un intervalo mínimo de 12 semanas.

5) Anticuerpos anti-glicoproteína I 132 (IgG y/o IgM) (mediante un método ELISA estandarizado)
Pueden estar así mismo presentes en el plasma o el suero del paciente en una o dos ocasiones separadas por un intervalo mínimo de 12 semanas.

Adicionalmente se pueden también detectar anticuerpos anti-protrombina IgG y/o IgM mediante un método ELISA estandarizado.

1 comentario:

  1. Interesante metodo, recuerden que igual el doctor puede darnos la mejor lectura

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.