22 agosto 2013

Directrices de laboratorio

¿ Se siguen las directrices en la práctica diaria ?

Continuamente se publican diversas directrices que abarcan la práctica totalidad de las especialidades médicas y que en muchos casos contienen puntos importantes que pueden afectar al bienestar de los pacientes.
¿Hasta qué punto se siguen dichas directrices ?

Este artículo analiza en profundidad si esto es así y los porqués de la no utilización o seguimiento de dichas directrices.
El fracaso en la adopción de las directrices se debe a varios factores, entre los que cabe destacar como los tres más frecuentes, los siguientes:

1) La falta de conciencia de la existencia de dichas directrices
2) La fata de conocimiento de las directrices
3) La falta de acuerdo sobre una guía específica.

Asistimos a un aumento exponencial en la publicación de guías o directrices acerca de numerosos temás médicos con lo que parece probable que el problema aumente e incluso el propio número considerable de guías sea un problema en sí mismo.
Incluso dentro de un mismo hospital puede haber guías diferentes segun en qué niveles nos estemos moviendo lo que aún complica más la aplicación de estas directrices.
Una busqueda en la base de datos PubMed acerca de las guías relacionadas con el manejo de los marcadores tumorales arroja más de 200 resultados, con lo que nos podemos hacer una idea de la complejidad del problema.


El éxito en la aplicación de las directrices de laboratorio es todavía un desafio mayor ya que con frecuencia dichas directrices abarcan muchas especialidades, requiriendo una mayor difusión y abarcando diferentes niveles de personal en atención primaria y secundaria.
Desde el punto de vista del laboratorio las herramientas electrónicas de toma de decisiones en el momento de la solicitud de pruebas, la restricción de la disponibilidad de ciertas pruebas y las más sofisticadas herramientas de prescripción electrónica asistida harán más eficaces las guias de laboratorio.
Es lo más probable que en el futuro el número de estas guías siga aumentando.
La responsabilidad de la divulgación y la aplicación de una estrategia eficaz es de los que elaboran dichas guías.
Esto sin duda implica por parte del laboratorio el descubimiento de los obstaculos que puede haber en la aplicación de una guía concreta y no solamente la publicación de la guía en la intranet del hospital.
Especialmente implica tener reuniones de auditoria frecuentes con las personas clave de los equipos clínicos con el fin de que se tome conciencia de las ventajas de la aplicación correcta de las guías.
Las directrices tienes que ser escritas y publicadas, pero es imperativo haber pensado antes como se llevarán a cabo, ya que esta es la clave para que tengan un impacto positivo en los pacientes.

  
Ann Clin Biochem September 2013 vol. 50 no. 5 400-402
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.